lunes, 23 de abril de 2007

Eva Braun, la compañera del líder

Eva Braun, nació el 6 de febrero de 1912 en Munich, hija de un maestro de escuela y de Franziska una modista quienes tuvieron tres hijas, Ilse, Eva y Gretel. La familia de Eva era una típica familia católica de clase media baja.

Eva no era una estudiante muy aplicada, destacaba en los deportes y en todo tipo de actividades físicas, pero era un tanto perezosa para los estudios. Eva era rubia, atlética, delgada y elegante. Amante de los deportes, la música y el baile. Le apasionaba el ski acuático, la gimnasia, el alpinismo, la natación y el ciclismo. Muchos historiadores la tildan de cabeza hueca y poco inteligente, capaz sólo de interesarse en las novelas rosa como extremo ejercicio intelectual. Sin embargo, hizo un esfuerzo por educarse.
Después de terminar sus primeros estudios, se graduó como secretaria. A los 17 años, Eva trabajaba como asistente de oficina en el estudio de fotografía de su amigo Heinrich Hoffman, que fue el fotógrafo oficial de Hitler. Más tarde se convirtió en ayudante de laboratorio para el procesamiento de las fotografías. Fue en el laboratorio que Eva adquirió la gran afición por las fotos y el cine. Donde quiera que fuera, Eva llevaba cámaras de fotografía y de cine en 16 mm y gracias a esa afición es que hoy se encuentran cientos de fotografías y películas de la época que pasó con Hitler en el Berghof (Nido del Águila).
En el laboratorio, conoció a Hitler en 1929 de quien se enamoró inmediatamente. Su padre no estaba de acuerdo con esa relación, no porque se tratara del hombre más poderoso de Alemania y de Europa, sino porque sabía que el no se casaría con Eva, sino que la mantendría como su amante. En una carta a su hermana Ilse, Eva describió a Hitler como "un caballero de cierta edad, con un gracioso mostacho y llevando un gran sombrero de fieltro." Eva tenía 21 años y Hitler 43.

Después de la muerte de la sobrina y amante de Hitler, Geli Raubal, Eva se dedicó a consolar a Hitler convirtiéndose en su amante, mientras vivía en su apartamento en Munich. Pero Eva debía soportar los celos que sentía por las mujeres que acosaban a Hitler, como la hija de Hoffman, por ejemplo. En 1935, después de uno, de al menos dos intentos de suicidio, Hitler le compró una casa en un suburbio de Munich cerca a su casa paterna y le puso a su disposición, un automóvil Mercedes con chofer. En el primer testamento de Hitler, Eva Braun aparecía como la primera beneficiaria de sus bienes. En caso de muerte ella debía recibir £600 al año por el resto de su vida.

En 1936 se mudó al Berghof en Berchtesgaden donde se convirtió en la anfitriona de la casa. Eva era indiferente a la política y se mantenía alejada de los círculos más íntimos de Hitler. Eva vivía una vida solitaria en la casa de retiro del Führer y lo mismo hizo más tarde en Berlín. Muy raras veces apareció con Hitler en público, al extremo que muy pocos alemanes conocían su existencia. Incluso algunos íntimos del Führer desconocían cuál era la exacta relación que existía entre el Führer y la inquieta y no poco atractiva Eva Braun. De hecho Hitler prefería evitar sugerencias de intimidad y demostraba sentirse incomodo al encontrarse con ella en compañía de invitados.

Eva pasaba la mayor parte del tiempo haciendo ejercicios, meditando, leyendo novelas baratas, viendo películas románticas y preocupada con su apariencia personal. Para matar las horas de aburrimiento, invitó a su prima de 20 años Gertrude Weisker, quien años después escribiría un libro relatando las horas pasadas durante ese verano en el Berghof.

Su lealtad absoluta por Hitler nunca se hizo del todo evidente, hasta el atentado del 20 de julio de 1944, cuando le escribió "Desde nuestro primer encuentro juré seguirte a donde fueres, aún hasta la muerte. Sólo vivo para ti mi amor."

En abril de 1945, se mudó al Bunker del Führer y a medida que los rusos se aproximaban a la Cancillería, Hitler la urgía a salir de Berlín, pero se negaba diciéndole que ella era la única persona que le sería fiel hasta el final.

Ante la inminente llegadas de los rusos al bunker, el 29 de abril de 1945, Hitler y Eva Braun contrajeron matrimonio. Al día siguiente, 36 horas después de la ceremonia y dos minutos después del suicidio de Hitler, Eva se suicidaba a su vez, tomando veneno. Por órdenes expresas del Führer los cuerpos fueron incinerados en los jardines de la Cancillería sobre el bunker.

Los familiares de Eva Braun sobrevivieron la guerra. Su madre Franziska, que pasó los últimos años de su vida en la granja familiar de Ruhpolding en Bavaria, murió en 1976, a la edad de 96 años.

1 comentario:

Hernán S. dijo...

Oye tu eres nazi o que. Yo vivo en Caracas y me gustaria conocerte. Saludos.